6 feb. 2013

LA BIBLIA Y EL FUTURO


La fe del creyente del Antiguo Testamento tenía una orientación escatológica. Según hemos visto, éste anticipaba el cumplimiento de una serie de acontecimientos que se asomaban por sobre el horizonte escatológico. En el centro mismo de su
esperanza escatológica estaba a la expectación respecto a la venida del futuro redentor.
Vemos esta esperanza escatológica ejemplificada en Simeón, de quien se
dice que "esperaba la consolación de Israel" (Le. 2:25), y en Ana la profetisa, quien, después de ver al niño Jesús "daba gracias a Dios, y hablaba del niño a todos los que esperaban redención en Jerusalén" (Lc. 2:38).

BAJAR LIBRO