28 jul. 2011

Una Hora Con George Müller - por Charles R. Parsons


En un día templado de  verano me encontraba 
paseando por los bosques de los Montes 
Ashley, en Bristol. En  la cima contemplé los 
inmensos edificios que daban cabida a 2.000 
huérfanos, construidos por un hombre que dio al 
mundo la lección de fe más sorprendente y eficaz 
que se haya visto alguna vez. El primer edificio se 
encontraba a la derecha, y allí, en medio de su 
gente, en sus nada pretenciosos aposentos, vivía 
santamente el patriarca, George Müller.


BAJAR