1 abr. 2011

Quebrántame Señor

El espíritu quebrantado que no resiste a la mano del Padre, es uno de los elementos fertilizantes en las almas donde El trabaja. No es fortaleza lo que El procura de nosotros, mas debilidad; no poderosa resistencia, mas rendición a El. Todo el poder es Suyo; Su fortaleza se perfecciona en la debilidad.
BAJAR